Morir

Ayer rompieron mi corazón en mil pedazos

andaba herido y moribundo; no más.

Sentado y marchitando mi cuerpo hasta decolorar

aquí me hallo agonizando en mi portal.

La oscuridad que llega a mi puerta

son viudas que lloran inundando su cara

son guadañas que acechan mi cuello

mientras me hallo agonizando en mi portal.

Siento el abrazo de esos viejos cuervos

de esos buitres que circulan a punto de cavar

mi sangre no deja de brotar

mientras me hallo agonizando en mi portal.

Se acercan aquellos niños para curiosear

hasta el perro se esconde; rogad

y esos gorriones que se posan en el pretil

mientras yo agonizo en mi portal.

Y esos hombres que lamentan mi pesar

duras almas que se deshacen al pensar

una muerte anunciada

mientras yo agonizo en mi portal.

Y cuando el demonio rió en la esquina

animó a todos a bajar el pulgar

a señalar mi roja sangre

mientras yo agonizo en el portal.

Fueron promesas que han roto

amores caídos sin fechar

una ilusión; estela si yo viviera

las que hacen que yo agonice sentado en mi portal.

Mi muerte anunciada ya llega cerrando mis ojos

cansados ya de vivir,

tened compasión. Dejadme morir

porque todos no podéis ignorar

que me habéis visto agonizar sentado en mi portal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s