OJOS

Tus pupilas relajaron mi cara

y en mi alma entraron tus ojos.

Si al verte mi soledad menguara

no sería este andante en despojos.

Sólo quise que la rosa no muera

ni una dentro de aquel manojo tuyo

tanta nostalgia en este tiempo frío

para ti, un simple pasatiempo.