La fuente

Grité desde aquel rincón buscándote pero no tuve respuesta. Ni de ti, ni de nada. Sólo escuchaba el llorar de aquella fuente en la esquina. Que ganas de llorar tuve en aquel momento. Fue mi culpa la que me llevó a esta situacion. Y le dije a la soledad que viniera a acompañarme pues te quise tanto que necesitaba decírselo a alguién aunque fuese llorando tras aquel rincón. Latente aquella noche de estrellas pero asombrada por mi grito, se escondió la Luna pues ni ella podía desterrar mi pena de aquel rincón. Ya ves soledad como todo se ha esfumado de repente. Ya ves que noche más larga me espera soledad. Y si cantara a su voz, si le pudiera decir donde me encuentro, quizás pudiera respirar hasta el amancer. Soledad, aunque me esté muriendo, encuéntrala y dile que me cante. Le dejaré mis más lindos versos; los que por ella aún pienso en su voz. Por eso, soledad, necesito que vueles por este aire y la halles. Desde aquel día que me cantó en esta misma esquina mientras lloraba la fuente, aplaudo con mi alma pero poco a poco aquel beso que me dio se esfuma entre sollozos de noche. Ya no creo ni en mi mismo.

Anuncios

Un comentario en “La fuente

  1. Por qué se acude siempre a la soledad cuando no se toman decisiones?.Se le pide compañía para decirle que el amor que siente necesita compartirlo con alguien. Le pide que la busque , que vuele por el aire y que la halle y que, le cante, como aquél día que le cantó en esa misma esquina mientras se oía el llanto de una fuente. Solo así podría seguir respirando.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s