Iluso humano

Llegué el pasado día a casa después de barruntar, un día más, el porqué todo lo malo llegaba hasta mi. Cansado ya de tanto pasear entre un calor insoportable y un aire caliente que marchitaba cualquier idea brillante, pensé que lo mejor que podía hacer era marcharme para casa y descansar lo que pudiera aunque los problemas me vinieran a la cabeza minuto tras minuto. Eran ya muchos meses de desasosiego y faltas de sueño. Las obligaciones bancarias, préstamos, acritud hacía la misma vida, impuestos, etc. Todo un laberinto del que no sabía como salir. Incluso odiando los aviones, llevaba una temporada mirando al cielo, como los niños más inocentes, para ver si mi vista llegaba a alcanzar la estela de un avión en pleno vuelo. Y soñaba y soñaba con estar allí montado. Daba igual donde me llevara. Lo importante era estar a tan alta altitud, que nadie te pudiera ver ni oir. Que cosas, amar la vida en otros tiempos y ahora, desear encontrar la paz más absoluta; donde nadie pueda ir a buscarte para luego volver. Antes de comenzar a comer un triste bocadillo relleno de las cosas más variopintas que pueda uno imaginar y un vaso de agua, recordé que debía llamar a un viejo amigo, pues poco sabía de él desde hacía meses. Mis agobios y preocupaciones me habían absorbido tanto, que el agua de la vida ya casi no me dejaba recordar a quienes tienen amistad con uno. Su llamada fue corta y, a la vez, eudcadora. Mi amigo que ya venció hace unos años dos cánceres, ahora le habían diagnosticado otro. Es ya el tercero. Y me contaba su resignación y su fuerza pues ya venció a los dos anteriores y ahora quería hacerlo con éste. Hasta que el cuerpo aguante. Médicos, quimio, pastillas……personas como tú son necesarias al frente de la vida. Maldito iluso ingenuo, pensé de mi al colgar. Se te caen dos lágrimas por el coraje de tu amigo para salir de su tercera bola de partido y, sin embargo, te escondes de la vida por cuatro asquerosos problemas que no te quitan la vida sino el dinero del bolsillo. Te repito, tonto ingenuo. Cada vez que lo pienses, recuerda a tu amigo. Eso sí es un problema. Si no me crees, pregúntaselo.

Anuncios

Un comentario en “Iluso humano

  1. Realmente todo lo malo le ocurría a él?. Si, eran ya muchos meses de desasosiego y faltas de sueño!!. Todo un laberinto del que no sabía como salir. Amaba la vida en otros tiempos y ahora, deseaba encontrar la paz más absoluta. Qué necesitaba, qué añoraba, qué quería?. Difícil encontrar una solución para alguien que se esconde de la vida por cosas materiales olvidando otras de un inmenso valor!!.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s