El giro alocado y esotérico de las rectas paralelas

Según publican varios medios de la prensa escrita y audiovisual la extinguida Unión Soviética, dícese de la actual Rusia, no ve con malos ojos que la familia real rusa vuelva a casa. Más bien quiero decir sus descendientes puesto que al zar Nicolas II lo asesinaron junto con toda su familia. Y extienden estas informaciones periodísticas, de forma sibilina, que otros paises europeos del Este están considerando hacer lo mismo con sus respectivas familias reales o lo que queda de ella. Evidentemente es una noticia que no deja de ser, al menos, curiosa puesto que hablamos de territorios donde en el siglo pasado desterraron a galope de carros a todos estos linajes de sangre roja pero que por aquello de la diferenciación medieval dijeron que su sangre era azúl. Ya saben, cosas del romanticismo plebeyo en tiempos difíciles.

Pero al finalizar las crónicas me surge, no con cierta ironía, lo reconozco, como este país llamado España tiene a grupo de vecinos, respetables como el resto, que quieren hacer precisamente lo contrario: echar a la familia Real de la piel de toro. Si Lenin levantara la cabeza, ¡sus conciudadanos pidiendo la vuelta de la familia Real y España pidiendo que se vayan! A lo mejor es que la reflexión ha hecho llegar a estos países que fuera de todo martilleo político sobre la diferenciación y privilegios de clases, lo que de verdad abre muchas puertas al exterior en un país es tener a un embajador con el membrete de Rey o Reina (no se enfaden que en el género se incluye a ambos). Siempre lo digo: antes de hablar, reflexiona lo que vas a decir. Y lógicamente digó el hecho pero no durante cuanto tiempo hay que reflexionar.

A mi, la verdad, este tipo de propuestas me recuerda a nuestro insigne Pío Baroja, del que Azorín decía que le gustaba leerlo no porque aprendiera gramática y afines sino porque las letras de don Pío siempre le llegaban al corazón, en su novela “La busca” su desgraciado y hambriento protagonista, harto de vagabundear por el Madrid de mediados del siglo pasado, se dió cuenta de que la vida se dividía en dos. Una para los que disfrutaban del placer, el vicio y la noche. Otra para los que asumían el trabajo, la fatiga y el Sol. Y estas formas eran tan pararelas que seguían a pies juntillas su definición matemática que nos dice que dos rectas paralelas núnca se cruzan.

A pesar de todo ello, en 2015, algunos con estas propuestas de echar y no reflexionar conseguiran otro de los axiomas matemáticos de las rectas paralelas: que aunque no se toquen si pueden distanciarse infinitamente. En fin, en Rusia se acercan las rectas paralelas hasta hacerlas casi tangentes y aquí nos dedicamos a separarlas.

Anuncios

Un comentario en “El giro alocado y esotérico de las rectas paralelas

  1. AHORA BIÉN, EXISTEN DOS POSIBILIDADES QUE PUEDEN IMPLICAR EL PARALELISMO DE DOS RECTAS. UNA OPCIÓN ES QUE AMBAS NO COMPARTAN NINGÚN PUNTO; LA OTRA, QUE LAS DOS SEAN COINCIDENTES. CABE DESTACAR QUE LAS RECTAS PARALELAS DISPONEN DE PROPIEDADES COMO LA PROPIEDAD TRANSITIVA Y LA SIMETRIA. SE LO RECOMIENDO A LOS VECINOS, RESPETABLES, POR CIERTO, QUE QUIEREN ECHAR A LA FAMILIA REAL DE LA PIEL DE TORO!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s