Despedida de Abril

Se nos va el mes de abril. El mes del azahar en flor que ha perfumado Sevilla dejando la reminiscencia de aquellos hachones de cera quemada amalgamados por el incienso de las primeras tardes de primavera. Las primeras faldas y los primeros pantalones cortos ya se vieron en el relevo de marzo y abril.

Y, más recientemente, el azahar dio paso al clavel, a la flor hecha mujer en toda su belleza haciendo caminos por el Real de la feria sevillana mostrando la alegría y el colorido, la risa y el desparpajo, la sevillanía y la sevillana.

Que mejor despedida de abril que recordar los versos de Miguel Hernández que decían…

“Alocada mariposa.

Figurilla de marfil

débil, morena y hermosa.

La más primorosa rosa

de un alba del bello abril.”

Ateneo de Cádiz

El pasado miércoles 22 de abril tuvo lugar la presentación del libro “El zafiro negro y otros relatos” en el Ateneo de Cádiz. En una tarde muy agradable se realizo la citada presentación tras la cuál tuvo lugar una interesante tertulia literaria entre los asistentes.

Desde aquí mi agradecimiento al Ateneo de Cádiz que tiene el honor de ser el segundo Ateneo más antiguo de España; Cádiz, como siempre, milenario y lleno de soleras.

Habida cuenta que el relato principal de la obra transcurre en el Castillo de San Sebastian de Cádiz, no se podría haber escogido mejor lugar y mejor foro para esta presentación.

http://ocadizdigital.es/agenda/presentaci%C3%B3n-del-libro-%E2%80%9Cel-zafiro-negro-y-otros-relatos%E2%80%9D

Ateneo de Cádiz4

Día del libro. San Jorge

Hoy es San Jorge, día del libro. En el ambiente socio-cultural circula la eterna pregunta “¿puede recomendarme un libro?”. Mi respuesta, sin querer ser ni mucho menos evasiva, siempre es la misma “cualquiera que enseñe es el ideal para regalar”. Porque leer es como la publicidad; una verdadera inversión. Es cierto que comprar un libro es un gasto. Hasta ahí llegamos ¿verdad?, pero también lo es comprar un litro de leche. La diferencia es que la leche te ayuda a crecer y la lectura a ser. A ser más libre, a ser más culto, a ser un relator de hechos, a ser… más persona.

Y cuando uno lee, se quiere más a si mismo. La lectura enseña a conocerte, a amarte, a aguantar los momentos de soledad que la vida nos depara. Sabemos que las máquinas hay que resetearlas de vez en cuando (menos mal); nosotros también debemos hacerlo. Cuando reseteamos la máquina, se aprovecha para mejorar su funcionamiento; nosotros también… a través de la lectura. Es la gasolina del cerebro, el soplo de aire fresco a la conciencia y la descomprensión de la libertad de uno mismo al saber que en el conocimiento esta la verdad de las cosas y de la propia vida.

Leamos, aprendamos a leer. Una sociedad culta, avanza. Una sociedad que avanza, progresa. Una sociedad que progresa, respeta, ama y no puede ser engañada.

Os dejo con un extracto de poesía de Francisco de Césarí denominada “batalla de amor”

“…Montemos en el silencio de la noche

pongamos rumbo donde nace el Sol

sabremos donde ir

allí donde te pueda decir

¡te quiero, amor!

mientras te alumbro con esta mañana de abril”

Sevillano contra Sevillano

Podríamos decir que sevillano es toda persona que vive en Sevilla ciudad; da igual que haya nacido o no en esta ciudad. Pero esta definición me lleva aún más allá. Y es al comportamiento de algunos durante la madrugada del Jueves Santos, cuando Sevilla se hace luz en plena noche suspirando azahares en cada esquina, y que empañan la noche con actos de gamberrismo originando peleas y carreras. Parece mentira como lo que ha construido el sevillano durante 500 años en su Semana Santa, sean algunos de estos mismos los que por su falta de educación, lealtad a la ciudad a la que viven y respeto por los demás sean capaces de querer enturbiar una de las fiestas más maravillosas de esta ciudad y pretendan acabar con ella; no digo del mundo por no caer en el ego de otros.

Mano dura contra quienes se amparan en la bebida para estropear esa noche, mano dura contra el gamberro que pretende pasear esa noche para editar bromas de muy mal gusto, mano dura al libertinaje de muchos padres que se amparan y equiparan la noche del Jueves Santo a la noche del Fin de Año. Mano dura, en definitva, para todos aquellos que desean estropear el sentido religioso de ese día porque han de saber que por Sevilla desfilan obras de arte del siglo XV hechas a base de gubia y martillo y no con ordenadores 3D ni moldes de fibra de vidrio. Lo dicho, inaceptable que sean los propios de aquí los que quieran estropear algo que a esta ciudad no sólo le reporta miles de euros en benefícios turísticos de gente que viene de todo el planeta para verlo, cristiano y no cristiano, sino que es una de sus señas de identidad más significativas.

Y se agradece que el actual consistorio sevillano y todo el Cuerpo de Fuerzas de Seguridad del Estado se afanen año tras año en realizar la mejora contínua contra estos hechos asilados, sí, pero molestos. A ellos le doy carta blanca sin tapujos y por el bien de mi ciudad. Mientras vea a un turista preocupado por estos gamberros ineptos, más apoyo le daré a los que desde sus cargos harán más por remediar la situación.

A estos bobos gamberros con estómago hecho a base de disoluciones alcohólicas habría que decirles al oído antes de que salgan de sus casas dispuestos a convertir Sevilla en su patio particular estos versos de Adolfo Castaño

Mujer, no salgas esta noche.

El viento enfría los deseos.

Sujeta tu codicia hasta mañana.

Bájate las sayas. Quédate en casa.

Cierra la puerta. Duerme.

pasion

A la Virgen Esperanza Macarena de Sevilla

Bonitos versos dedicados a la Virgen Macarena de Sevilla. Son tiempos de reflexión. La playa ya llegará y con ella los suspiros al horizonte cuando el Lorenzo nos deja a lo lejos. Ahora, torrijas y amor, un desayuno completo de lo más sevillano que imunda de olores las calles de la ciudad ¿o no se pregunta uno como una talla del siglo XVI sigue desfilando por las calles? Mi vida por un poco de sus palabras durante estos cuatrocientos años.

Inundado de pasión me encuentro
con relatos de amor eterno
figura de la niña amaneciendo
cuando mis ojos la están recibiendo.
Ayudado por neuronas entrelazadas,
vivo con ardor este momento
sobreviviendo en este instante
en que miro y no te siento.
Mi cuerpo desnudo se enfría
mientras tengo mil deseos
impregnada mi alma con tu mirada
queriendo, por segundos, tenerla hasta estrujarla
entre mi corazón y mi pecho.
Necesito del árbol en que te nutres,
del Cielo que miras
y hasta del aire que respiras.
Es mi devoción
deseo hacerlo de corazón
aunque, cierto es,
que, además, todo en mi es Pasión.