El sueño de un niño

Sueños de niñez

..Y cuando veo esa luz que viene hacía mí, no sé si son recuerdos de una niñez que voltean mi memoria de forma abrupta o de aquella abuela que en su regazo me dormía y que viene a prevenirme del cerco actual. Estrujado sobre sus pechos, balanceaba nuestros cuerpos al son de aquella mecedora de enea que crujía como dando las horas del dormir, del soñar en la nada y de nadar en la tranquilidad de ese ser inocente al que nada ni nadie atacaría. Y esto quiere él, ahora, mientras al acostarse reconoce al día como el guerreo al que ha vencido pero que volverá seguro para intentar hacerle garrear de ese sueño de enea mientras la abuela le decía: “duérmete ya que estás conmigo sólo para soñar”. Esa es la vida adulta, el recuerdo dulce de un niño que en su niñez quiso ser algo que hoy no es y que si su abuela quisiera de nuevo hacerlo mecer no descansaría hasta que esa enea, desgastada y útil a la vez, le diera todo aquello qué, tan calido, ese niño aquel día soñó que quisiera ser. (autor: MMS Mario Muñoz-Seca)

(del libro “Entre tú y yo”)

Anuncios

3 comentarios en “El sueño de un niño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s